vinos

De vinos y precios

Desde hace ocho años. Arturo Bondestedt se ha dado a la tarea de hacer una guía para que los consumidores de vino mexicano hagan la mejor elección

Recientemente se publicó la nueva edición de Art Boden, Mexican Wine Guide. Se trata de la séptima edición elaborada por Arturo Bondestedt, un amante del vino que busca informar a los consumidores acerca de quién produce una botella, las características del vino y si éste cumple con la calidad ofrecida, en relación con su precio.

El autor vivió muchos años en Alemania; ahí adquirió la cultura de beber vino para acompañar cualquier momento. Cuando regresó a México, visitó el Valle de Guadalupe y comenzó a descubrir los sabores nacionales; fue entonces que decidió hacer anotaciones e ir más a fondo. “Empezó como una idea para mí, como para llevar un registro de los vinos que iba probando y después empezó la idea de escribir algo más”, afirma Arturo, en entrevista para Consentido.

De manera que, durante los últimos ocho años, ha documentado el desarrollo del mercado y el crecimiento de las bodegas, pero sobre todo de la calidad del vino. “Hacemos un análisis de los vinos con el propósito de darle al consumidor información suficiente y necesaria para que pueda tomar una decisión correcta sobre qué vino pedir o qué vino comprar”, agrega.

Cada uno en su lugar

La primera guía, publicada en 2008, incluyó 30 bodegas y 100 vinos; este año hay 140 bodegas, 532 vinos y 464 notas de cata. Sin embargo, Arturo no cata los vinos solo; cuenta con un equipo de expertos enólogos, sommeliers y perio distas, además de algunos aficionados. Juntos realizan catas a ciegas; la idea es tener diversas opiniones para conseguir una clasificación basada en un método creado por él.

“Tengo un sistema por rango de precio. Califico y pruebo los vinos dependiendo del precio. Hay tres rangos para los blancos y seis para los vinos tintos. Con ello evito, en primer lugar, que se pruebe un vino caro antes de uno económico.

Para mí la relación "mientras más barato, peor vino y mientras más caro, mejor vino es falsa. Creo que hay muy buen vino económico y muy mal vino caro”, asegura.

“Cada año tengo sorpresas en todos los rangos. Afortunadamente el vino mexicano no está estereotipado; no es una sola forma de hacer vino y no son los mismos sabores, además nuestras regiones son completamente distintas y los enólogos están haciendo vinos muy diversos y muy versátiles. Ha habido un gran incremento en la calidad. Las inversiones que han hecho las bodegas, los vinicultores en instalaciones, bodegas, plantas y tecnologías; todo se ve reflejado”, añade.

Respecto al mercado de vino mexicano, considera que sigue creciendo, que la demanda va en aumento y que el vino nacional está tomando un papel muy importante. A esto se agrega que hay cada vez más bodegas, más vinos y el consumidor va a encontrar sabores y aromas.

Finalmente, su recomendación es seguir probando vinos. “Bébelos con quien quieras, compártelos con quién gustes y trata de tener las experiencias más lindas que puedas. Es una bebida que es alimento y hay que beberlo con moderación; es sano y siempre en compañía”, concluye.