Destilados

Etiquetas a prueba de críticas

Estas etiquetas cumplen con aquello que dicen: la belleza está en el interior

“El amor es extraño… cuando hay belleza interior no hay por qué cambiar el exterior”. Este verso de la canción Strange Love de la cantante norteamericana Karen O es el marco para hablar de tres bebidas mexicanas cuyas etiquetas son juzgadas por el esnobismo, pero al final, gana el criterio de la calidad.

La primer bebida es la Raicilla Lujuriosa producida por el Ing. Jorge A. Dueñas Peña; está elaborada con Agave maximiliana, en San Sebastián del Oeste, Jalisco. Tiene notas aromáticas de anís y en boca una consistencia untuosa con un largo final. La Lujuriosa obtuvo medalla de plata en la tercera edición del festival de destilados artesanales de origen, Dardo.

La segunda está elaborada por la Industria Tequilera del Bajío, es el Tequila El Dorado del Bajío. Proviene del municipio de Huanímaro, Guanajuato. Está hecha con Agave tequilana Weber variedad azul, cuyas piñas están horneadas en hornos de mampostería. El tequila blanco con 38 grados de alcohol tiene aromas de agave muy presentes con notas suaves resinosas y en boca tiene un dulce final.

La tercer bebida es una cerveza estilo tripel llamada TrIPA 90 minutos; la identificarás por la imagen de un taxi “vocho verde” en la etiqueta; la produce cervecería artesanal Ocozol. El maestro cervecero Hernando Perrusquía utiliza lúpulos belgas y la combinación de maltas vienna, munich y pale pilsner; de esta forma obtiene una cerveza de color ámbar con aromas florales en boca, así como un amargor medio y una estructura cremosa. Es difícil de conseguir por su limitada producción, pero si la encuentras no dudes en probarla.

*Periodista especializada en vinos y bebidas espirituosas. @CindyAgust