Gourmet

Un chef Aquilísimo

Para Aquiles Chávez cocinar es un acto de amor

Hay decisiones que marcan una vida y para Aquiles Chávez, la decisión de trabajar para poder comprarse una guitarra eléctrica, fue lo que marcó el camino que lo llevó a involucrarse en la gastronomía, rubro del que hoy es un orgulloso exponente mexicano.

Propietario del restaurante La Fishería y titular de Aquiles en Houston,Moto chefs y los programas culinarios El Toque de Aquiles y Aquilísimo, Aquiles se siente feliz de haber alcanzado el éxito, pero nunca, dice, despegará los pies del piso para sentirse un rockstar, pues tanto su esposa como sus hijos, se encargan todos los días de recordarle quién es y hacerle saber de sus defectos y virtudes.

Miembro de la novena generación de la licenciatura en Gastronomía en el 2000, Aquiles demostró sus ganas por ser chef al graduarse como el alumno más destacado de su generación. “Es que realmente me apasionaba, bueno, me apasiona. La gastronomía es parte fundamental de mi vida”.

¿Cómo se dio tu relación con la cocina?

No fue nada especial. Lo que pasa es que cuando era adolescente yo quería una guitarra eléctrica y para comprarla, tuve que entrar a trabajar a un restaurante de Villahermosa. Aunque nací en el Distrito Federal, mi familia se fue a vivir a Tabasco cuando yo era niño; entonces me gustó la cocina y me di cuenta que tenía facilidad para cocinar y ahí comenzó todo.

¿Fue fácil?

¿La cocina? No, no ha sido fácil, pero ha valido la pena. Creo que todo lo que vale la pena en la vida tiene un alto grado de complejidad, pero creo que eso es lo que le da la dimensión a cada cosa. Convencido de que quería dedicarme a la gastronomía, me regresé al DF y me metí a estudiar en el Colegio Superior de Gastronomía.

¿En tu casa les gusta la gastronomía?

Claro. Mi mamá, mis tías y mis abuelas eran muy buenas cocineras; entonces en mi casa siempre se comía bien.

¿Eres de buen comer?

¿Se nota? –ríe-.

¿Para ti que es la gastronomía?

Es la manera de demostrarle a mi familia, a mis hijos, cuánto los quiero. En mi restaurante yo me encargo de la comida de los colaboradores, porque a esa hora también llega mi familia y todos comemos menú de colaboradores. Es mi forma de decirle a mi gente que yo la quiero, que la cuido.

¿Cómo recuerdas a Tabasco?

Imagínate: mi mujer es tabasqueña y mis hijos nacieron allá; ahí aprendí a cocinar y allá viví muchas cosas. Lo que tengo, Tabasco me lo dio.

¿Qué distingue tu comida de la de otros chefs?

Creo que cada uno tiene lo suyo. Lo que a mí me domina cuando estoy en la cocina es la pasión, el gusto porque mis comensales queden satisfechos, se vayan contentos y disfruten de cada bocado.

¿Cómo te ha ido en La Fishería?

Bastante bien; en diciembre próximo abrimos una en Tabasco. Primero fue la de Houston, luego abrimos la de Playa del Carmen y no podía faltar una en mi Tabasco querido.

¿Cuál es el concepto de este restaurante en Houston?

Es un lugar especializado en cocina mexicana del mar, con sabores auténticos de laculinaria nacional. Quiero que vean allá la riqueza de nuestra gastronomía. Tenemos dos menús: el del lunch y el de la cena; el primero está inspirado en la cocina popular de las costas, con clamatos, cocteles y todas estas delicias; a la gente le ha gustado.

Por su talento gastronómico y su pasión por cocinar con productos del mar, Aquiles Chávez recién fue nombrado como Embajador de la COMEPESCA (Consejo Mexicano de Promoción de los Productos Pesqueros y Acuícolas), y como tal, le toca promocionar y exhortar al consumo del pescado mexicano.

“Para mí es un gran honor; es como sacarme la lotería porque si con algo me gusta trabajar es con pescados y mariscos, y que COMEPESCA me haya invitado a ser parte de una campaña para incentivar el consumo de estos productos en la población de México, es algo sensacional”, indica el chef.

Aquiles nació en la Ciudad de México, pero gran parte de su niñez la vivió en Tabasco, y hace unos años se trasladó junto con su familia a radicar a Houston.