PERSONALITY

Crean cómic en braille

Conoce un novedoso proyecto que acerca este tipo de lectura a quienes no pueden ver

En México existen un millón 292 mil 201 personas con alguna deficiencia visual, según datos del INEGI.Con la intención de que los débiles visuales también disfruten de las historietas, se lanzó en México el primer cómic en sistema braille llamado Sensus, el cuál fue escrito por Jorge Grajales, quien sin pensarlo se sumó a esta iniciativa de Nacional Monte de Piedad, que tiene el objetivo de llevar otras opciones de entretenimiento a las personas con discapacidad visual, como él.

¿Quién es Jorge Grajales?

Soy un difusor de la cultura popular en diferentes medios, sobre todo me he dedicado a rubros que tienen que ver con el acto de ver, desde impartir cursos sobre cinematografía e historietas, hasta el hecho de tener un cineclub donde yo mismo me encargo de subtitular las películas para que más gente tenga oportunidad de verlas, porque como son películas extranjeras de países asiáticos y otras regiones lejanas como Nigeria, no hay mucha oportunidad de verlas.

Hace un par de años me hicieron un corto documental ‘El Rey del otro Cine’ para el CUEC (Centro Universitario de Estudios Cinematográficos), que incluso se fue al Short Film Corner de Cannes, el que da cuenta de toda mi labor como difusor de cine y de culturas populares de otros países.

¿Cómo nace Sensus?

En realidad es una iniciativa de Nacional Monte de Piedad, que es una institución con una historia de más de 250 años, cuya labor altruista mucha gente todavía desconoce. La gente la ubica por el hecho de ir a empeñar cosas, pero a veces no saben que lo que se recauda en el empeño se invierte en actividades sociales y altruistas, y en esta situación es que surge la inquietud de hacer un cómic en braille para que los débiles visuales tengan más opciones en el terreno del entretenimiento, la cultura y la educación, y este tipo de historieta
es un medio tan poderoso que puede reunir estas características en sus páginas.

¿Está limitado el campo para los discapacitados visuales?

Claro, no hay una gran cantidad de textos que se produzcan para este sector de la población. Según las últimas estadísticas, en cuanto a braille se refiere, de todos los impresos del mundo el uno por ciento está dedicado al braille, lo que significa que es una cantidad muy pequeña. A este sector de la población se les está negando el derecho a la lectura, por omisión y por ende, el derecho a la cultura.

¿Cuáles son las características de tu cómic?

Se trata de un cómic híbrido que puede ser disfrutado por quienes tenemos el privilegio de la vista, y también por aquellos que no la tienen o la han perdido. Por eso, a un lado de cada página está el texto en braille y del otro lado, están los dibujos realizados por Bernardo Fernández, uno de los historietistas más importantes de nuestro país.

¿Cómo fue que Bernardo estuvo contigo en este proyecto?

En realidad él fue el primer convocado para colaborar en este proyecto. Yo tengo la fortuna de conocerlo desde hace más de 20 años, y cuando lo convocan, él cree que yo era la persona idónea debido a que me gustan las historietas y los guiones para cómis, entre otros.
Yo inicié en los 90 haciendo tiras cómicas, muy especializadas, para una revista de computación. La tira era Super Hacker, con humor informático, que se entendiera para ese target , y le comencé a incluir cosas de actualidad. Y en la revista Complot elaboré artículos sobre cultura popular en formato de cómic; entonces al entender cómo trabaja este tipo de historieta, y también cómo débil visual, Bernardo pensó que yo sería la persona idónea para escribir una obra de esta naturaleza, y me sumé al esfuerzo que ya estaba realizando
Nacional Monte de Piedad.

¿Cuál es el objetivo de Sensus?

Sensibilizar. Sensus cuenta la historia desde diferentes ópticas, desde distintas perspectivas. La trama tiene que ver con un astronauta que sufre un accidente, cae en un planeta extraño y comienza a perder la vista. Se acerca a los habitantes de ese planeta para que lo ayuden, pero ellos perdieron la vista desde hace mucho tiempo: son ciegos y en lugar de ayudarle a reparar la nave, que es lo que el astronauta
esperaba, lo ayudarán a percibir el mundo de una manera diferente, entender la realidad sin el sentido de la vista. La parte visual está narrada desde el punto de vista del astronauta y la parte en braille está contada desde la visión de los alienígenas ciegos de ese planeta. De esa manera somos más incluyentes al poner esas dos perspectivas. Si la gente que ve quiere descifrar lo que dice la trama en braille,
al final incluimos un alfabeto para que todo el público pueda descubrirlo.