MASCOTAS

¿Tu mascota está muy consentida?

Conoce las consecuencias que esto podría traerte a ti y a tu animalito, y cuáles son los límites que debes marcarle

Tener una mascota no es moda ni puede ser una situación temporal; representa una gran responsabilidad, la cual implica brindar amor, protección y cuidado a los animales que adoptamos como integrantes de nuestra familia.

Parte de esta responsabilidad consiste en fomentar un entorno armonioso para el bienestar, tanto de los animales como de las personas que forman nuestro círculo social, es decir, familiares y amigos, por lo que debemos poner reglas y límites a nuestras mascotas.

EN CASA

Ya sea perro o gato, debe tener su propio lugar para dormir, así como sus recipientes para comer, de modo que identifique cuál es su espacio. De igual manera, se le debe señalar claramente cuáles son los sitios que están prohibidos, como la cocina o los muebles, especialmente las camas.

Aunque muchas personas les permiten subirse a los sillones, no es recomendable porque sueltan pelo, el cual se queda pegado a la ropa.

Cuando tengamos visitas, debemos ser francos con nosotros mismos y preguntarnos si nuestra mascota es lo suficientemente amigable para permitirle convivir con los invitados; si es hostil, evitemos un mal momento y mantengamos al animalito alejado de la reunión.

En caso de que alguna persona sea especialmente susceptible a los animales, es mejor mantener guardada a nuestra mascota, por más cariñosa y noble que sea.

DE PASEO

Aunque tu perro tenga mucho apego a ti y regularmente camine a tu lado, nunca lo saques sin correa porque podría espantarse por alguna circunstancia, provocando que corra hacia la calle, con el riesgo de que sea atropellado, o que no logres alcanzarlo y se pierda.

La correa también nos permite mantenerlo alejado de los niños (sobre todo los más pequeños, a quienes podría golpear accidentalmente) y de otros perros, porque pese a que conozcamos a nuestra mascota, no controlamos el comportamiento de otros canes.

Si acostumbras correr con éste, también usa la correa y así evitarás que se distraiga y se vaya de tu lado.

No olvides las bolsas para recoger sus heces porque no hay nada más desagradable que un parque o una calle llena de excremento de animales. Recuerda, la materia fecal se seca y se esparce en el ambiente, provocando enfermedades.

Ponle una placa de identificación que tenga el nombre de tu mascota, el tuyo y un teléfono para que lo puedan localizar fácilmente en caso de que se pierda. Muchas mascotas han sido recuperadas de esta forma.