Temas de interés

Los asesinos más guapos de la historia

Es cierto que las apariencias engañan. Si uno viera los rostros de las siguientes personas, jamás imaginaría el alma cruel que existe detrás de ellas.

Conoce la historia de cada uno de los siguientes asesinos seriales, que aunque guapos y atractivos, te aseguramos que jamás te gustaría tenerlos cerca:

Scott Peterson

Es acusado del asesinato de su esposa Laci y su hijo no nacido en Modesto, California. El caso captó la atención de los medios desde el principio, cuando en la víspera de la Navidad de 2002, el mismo Scott denunció la desaparición de su esposa con ocho meses de embarazo. El esposo se convirtió en el principal sospechoso un mes después cuando salieron a la luz sus continuas infidelidades, especialmente la última, con la masajista Amber Frey, con quien comenzó un romance semanas antes de la desaparición de Laci. Scott le dijo a la mujer que era viudo cuando empezaron a salir. Espera la inyección letal desde 2005.

Ted Bundy

Este hombre era definido por amigos, novias y familiares como guapo, elegante, romántico, tierno y encantador. Pero en el fondo tenía una fijación especial por asesinar a mujeres jóvenes de pelo oscuro y largo, que le recordaban a su exnovia, que lo rechazó años atrás. Durante su juicio despidió a su abogado y asumió él mismo su defensa. Entrevistó a sus propias víctimas para tratar de alegar inocencia. Bundy fue ejecutado en la silla eléctrica nueve años después de su sentencia, el 24 de enero de 1989 en Georgetown (Colorado), tras haber sido culpado por asesinar a 14 jóvenes.

Carlos Eduardo Robledo Puch

Actualmente tiene 62 años y lleva 41 en prisión. Antes de cumplir la mayoría de edad había cometido 11 asesinatos y es considerado el mayor asesino serial de Argentina. Lo curioso, que a diferencia de otros psicópatas, Robledo no tuvo una infancia atormentada y llena de necesidades. Por el contrario, nació en una familia bonaerense acomodada y estable emocionalmente. En sus primeros años de vida se destacó por ser excelente estudiante en uno de los mejores colegios de la zona. En 2008 pidió que le cambiaran la condena por la inyección letal debido a que desde el 2000 la justicia argentina le ha negado la libertad condicional y el arresto domiciliario. En Argentina no está aprobada la pena de muerte.

Lewis Powell

Él no fue asesino serial, pero figura entre los más guapos a quienes se acusó y ejecutó por participar en la conspiración para asesinar a Abraham Lincoln, presidente de Estados Unidos, en 1865. Powell fue ejecutado en la horca junto a los otros tres autores del crimen.

Fuente: www.kienyke.com, www.terra.com