Protocolo

Las cosas que jamás debes hacer en la oficina

Aunque pases muchas horas en el trabajo, debes tener bien claro que no es una extensión de tu casa

De unos años a la fecha, el horario de oficina se ha extendido y actualmente, en promedio, pasamos ahí entre ocho y 10 horas, conviviendo con las mismas personas, con quienes, muchas veces, nos sentimos cómodos y en confianza; sin embargo, no debemos perder de vista que se trata de nuestro centro de trabajo, no de nuestra casa, por lo tanto, debemos comportarnos de forma 100% profesional.

En primer lugar, aunque tengamos una buena relación con nuestros superiores y no estemos obligados a checar la hora de entrada, es nuestra responsabilidad llegar a tiempo, ya que sólo de esta manera podremos sentirnos con el derecho de irnos en el horario correspondiente.

HORAS LABORALES

Evitemos confianza excesiva. Está bien fomentar un buen ambiente laboral y una relación cordial entre compañeros, pero no debemos rebasar los límites profesionales, por ejemplo, poner apodos o gastar bromas pesadas, pues lo que empieza como juego, puede terminar en un serio problema.

Tratemos de moderar el volumen de nuestras conversaciones y el tipo de lenguaje que usamos (prohibidas las groserías y las frase en doble sentido) porque podrían distraer y molestar a las personas que están a nuestro alrededor; además, a ellos no les importan nuestras pláticas ni problemas.

Sobre este tema, deja de quejarte y expresar comentarios negativos sobre el trabajo, tus compañeros o incluso cualquier tema en general. Aunque no lo creas, es descortés. Nunca te maquilles, peines o pintes las uñas frente a los demás; estás trabajando, no en un salón de belleza. Si necesitas retocar tu imagen, ve al baño y hazlo ahí. Desde luego, procura no tardar demasiado.

No comas en tu escritorio, además de que brindas una pésima imagen, puedes ensuciar tus papeles, computadora y demás utensilios profesionales. Si tienes un área asignada para comer, hazlo allí; si no, espera a que llegue el momento adecuado.