DESTINOS

La que inspiró a Gabriel García Márquez

Su romántico y encantador entorno motivó al gran literato a escribir una de sus grandes novelas. ¿Cuál?

Fundada en 1533 por Pedro de Heredia, por su privilegiado emplazamiento fue uno de los puertos comerciales más importantes del continente durante el periodo colonial y, por lo tanto, siempre fue muy codiciado por diversas potencias europeas de la época (Francia e Inglaterra, sobre todo), y que durante un tiempo ostentó el honroso título de capital del Virreinato de Nueva Granada, reemplazando así a Santa Fe de Bogotá.

Justamente a raíz de los constantes ataques e intentos de invasión, se erigieron fortalezas y murallas que son la esencia de su identidad. De hecho este conjunto de fortificaciones es el más completo de América del Sur y desde 1984 la UNESCO lo declaró Patrimonio de la Humanidad.

Cartagena es considerada el distrito cultural de mayor importancia en el país con una extensa agenda de festivales dedicados al cine y a la música clásica. Su romántico y encantador entorno de callejuelas estrechas y empedradas, de casonas e iglesias sirvió como fuente de inspiración para la novela El amor en los tiempos del cólera, del inolvidable
y genial Gabriel García Márquez.

SUS BARRIOS
Dentro del recinto amurallado, que es propiamente el casco histórico (perfecto para recorrerlo a pie), se encuentran tres emblemáticos barrios: San Pedro, en el que se ubican la Catedral, además de notables palacios coloniales; San Diego, antigua residencia de las clases acomodadas, y Getsemaní, hogar de las clases populares.

Las Murallas son sin duda el mayor atractivo y el más concurrido de esta zona, en especial al atardecer. Durante el recorrido es inevitable pasar de largo por otros lugares históricos como la Torre del Reloj, la Plaza de los Coches, la Plaza de la Aduana, la mayor de toda la ciudad, y frente a ésta la Casa del Marqués de Premio Real, una de las más notables muestras de la arquitectura colonial.

Otros son el Convento de San Agustín (actualmente la sede principal de la Universidad de Cartagena); la Iglesia y Monasterio de San Pedro Claver; el Convento de San Francisco, en el barrio de Getsemaní; las Bóvedas, ubicadas entre los fuertes de Santa Clara y Santa Catalina, que sirvieron como almacenes militares y cárcel, y hoy convertidas en un espacio que alberga galerías y tiendas de artesanías; los Palacios de Gobierno y de Justicia, así como los Museos del Oro, de Arte Moderno y Naval.

Interesantes son también el Palacio de la Inquisición, el Teatro Heredia (edificado en lo que fuera la Iglesia de la Merced); el Castillo San Felipe de Barajas, construido en la colina de San Lázaro y que en su momento fue la mayor de las fortalezas españolas en América; el Cerro de la Popa y el Convento de la Candelaria.

ESCENARIOS NATURALES
Cartagena posee una buena variedad de escenarios naturales dignos de conocerse como el Volcán del Totumo. Ubicado en Galerazamba a 40 kilómetros de la ciudad, en este peculiar sitio es posible nadar y flotar en el lodo que emana del volcán y que se dice, posee propiedades curativas.

Pesca deportiva, navegar en velero o kayak, bucear o surfear, son algunas de las opciones en El Laguito, Marbella Bocagrande, así como en las relativas cercanías de Isla Barú, Archipiélago San Fernando e Islas del Rosario.