Protocolo

¿Sabes comportarte en un hotel?

Descubre cuáles son los comportamientos que podrían convertirte en un huésped no deseado

Todos, en algún momento de nuestras vidas, nos hemos hospedado en algún hotel, ya sea porque estamos de vacaciones o en un viaje de negocios, y aunque no existe propiamente un reglamento para los huéspedes, sí existen ciertas normas de urbanidad que debes seguir si no quieres ser calificado como persona non grata.

Recuerda que un hotel es una empresa prestadora de servicios, es decir, cuando rentas una habitación, no te conviertes en el dueño de la misma ni de las instalaciones. Si infringes alguna de sus reglas, seguramente pagarás un cargo extra.

Debes acatar, por ejemplo, los horarios de check- in y check- out ; no insistas en querer ocupar la habitación antes o abandonarla después de la hora establecida. Los hoteles se toman ese tiempo para tener listo el cuarto para el próximo ocupante. Si llegas antes, es muy probable que no puedan asignártela porque no está limpia y si la dejas después, podrían cobrarte una noche extra.

Durante tu estancia, respeta los espacios destinados para fumar. Si deseas hacerlo en tu habitación, desde que haces tu reservación debes aclarar que requieres un cuarto para fumadores, porque si lo haces en un sitio prohibido, pueden activarse las alarmas contra incendios y ocasionar un grave problema.

Las amenidades están incluídas en el precio, por lo que, si no resistes la tentación de llevarte alguna a casa, ya sea porque son de una firma que te encanta o porque tiene un aroma delicioso, puedes hacerlo, pero si te llevas una toalla, ganchos para ropa o una bata de baño, eso ya debe ser considerado como robo.

Si por alguna razón, personal o profesional, recibes alguna visita en tu habitación, ésta no podrá quedarse a pasar la noche. Para evitar malos entendidos, es mejor atenderla en el business center o en alguno de los restaurantes.

Por lo general, los hoteles cuentan con cajas de seguridad dentro de los cuartos, de las cuales sólo usted conocerá la combiación. Si vas a salir, no dejes nada al azar y asegúrate de guardar ahí tus objetos de valor o deposítalos en la recepción. Si no lo haces y en el peor de los escenarios algo desaparece , dalo por perdido, porque no te reembolsarán su valor.

A menos que sea establecimiento pet friendly, no podrás tener animales en tu cuarto.

Mientras seas huésped, podrás usar instalaciones como alberca y gimnasio, pero cuida el equipo y no malgastes los recursos. Si notas algún problema, infórmelo al personal.

Finalmente, aunque tu plan sea divertirse, ten consideración de sus vecinos de hotel. No grites en los pasillos en la madrugada, ni tengas muy alto el volumen de la televisión o del reproductor de sonido.