DESTINO

¡Recorre la selva en lianas!

Este sitio ofrece esta original experiencia. Y los menos aventurados pueden hacerlo en teleférico. ¿Dónde?

Siete provincias constituyen Costa Rica: San José, Heredia, Alajuela, Cartago, Limón, Puntarenas y Guanacaste. En éstas existen cinco tipos de ecosistemas (Bosque Tropical Seco, Bosque Lluvioso del Pacífico, Bosque Lluvioso del Caribe, Bosque Nuboso y Páramo) distribuidos en más de 72 áreas protegidas entre parques nacionales, refugios de vida salvaje, reservas biológicas y patrimonios nacionales.

Conocida familiarmente como la Suiza de Centroamérica, Costa Rica ha trazado una conciencia de paz, tolerancia y conservación por la naturaleza. Tras la abolición del ejército en 1948, los recursos destinados a ese rubro se canalizaron a otras áreas (educación, salud, turismo y preservación del medio ambiente) permitiendo un incremento en la calidad de vida de su población.

Conocer Costa Rica requiere dejar a un lado convencionalismos y clichés para abrir el espíritu a la increíble riqueza natural y a las nuevas experiencias que el país ofrece; un lugar único donde en el mismo día es posible apreciar la serena belleza del Pacífico y la exuberancia tropical del Caribe. Aunque ciertamente el clima es bastante benigno, con temperaturas medias entre 20 y 32°C, es conveniente tomar precauciones,
sobre todo si se piensa ir hacia la montaña o el bosque, donde las temperaturas pueden llegar a descender notablemente.

El pueblo tico, como se autodenomina por la costumbre de hablar en diminutivo, es hospitalario, cálido y disfruta de las cosas cotidianas y sencillas sin demasiadas complicaciones. “Pura vida” es una de las frases comunes de saludo que describe perfectamente su modo de ser y vivir.

Para quienes desean familiarizarse con este estilo de vida, lo recomendable es comer en alguno de sus bares o restaurantes típicos y probar
“las bocas” (lo que en México conocemos como botana), acompañadas del tradicional guaro, destilado de caña considerado como la bebida nacional.

LA CIUDAD CAPITAL

San José, la capital, es la puerta de llegada y partida hacia el interior del país; desde aquí se puede acceder a diferentes puntos de interés en corto tiempo. Es una ciudad relativamente joven, pero ofrece interesantes atractivos que merecen la pena, tales como el Teatro Nacional (réplica de la Ópera de París, con una muy buena oferta de espectáculos); el Museo del Oro (junto con el Colombia, este es el museo más
importante de oro precolombino con una extensa colección de piezas de orfebrería; no pierda la oportunidad de adquirir la réplica de las famosas ranas indígenas de oro); el Museo de Arte Contemporáneo de Costa Rica, rodeado de los parques de La Sábana, San Pedro, en donde se encuentra la Ciudad Universitaria; el Museo del Jade, el Mercado Nacional de Artesanías, el Barrio Amón o los barrios residenciales en los que
se localizan los mejores centros comerciales y restaurantes de la capital.

A 20 minutos de San José, cruzando la división continental en la provincia de Heredia, se entra al Parque Nacional Braulio Carrillo, el más extenso de Costa Rica, donde aguarda al visitante una experiencia singular: el teleférico del bosque lluvioso. Un espectacular paseo de poco más de una hora a través del cual es posible admirar toda la belleza de la selva virgen desde las alturas de las imponentes ceibas y otras especies
vegetales. Para quienes poseen un espíritu aventurero y una buena condición física, este recorrido puede hacerse también en lianas. Heredia es también famosa por su arraigada tradición cafetalera, de hecho muchas fincas ofrecen muy buenos tours por los cafetales y las plantas de procesamiento del café.

PROVINCIA DE LIMÓN

Hacia la región del Caribe se ubica la provincia de Limón, que se extiende desde la frontera con Nicaragua hasta la de Panamá. Dentro de la zona conocida como el Bosque Lluvioso del Caribe se encuentra el Canal de Tortuguero, que a su vez bifurca en una intricada red de pequeños canales en medio de la selva, que corren paralelamente al mar y que es interrumpido por las desembocaduras (barras) de los ríos que vienen de la montaña central.

Puerto Viejo y Punta Uva resultan además dos poblaciones de lo más curiosas con cierto sabor del Viejo Mundo (hay un alto índice de europeos establecidos aquí), lo que se refleja, entre otras cosas, en una buena oferta gastronómica internacional combinada con la regional, entre cuyos platillos típicos destaca la langosta con rice & beans, preparada con aceite y leche de coco.

Al sur de Punta Uva, el Refugio Nacional de Vida Silvestre Gandoca Manzanillo brinda la oportunidad de tomar un tour guiado de caminatas por los bosques, paseos a caballo o en lancha, o bucear en los arrecifes coralinos. Durante el mes de octubre el clima es muy agradable y se presta para la celebración del carnaval en la ciudad de Limón.