Destinos

El museo de las papas fritas

En esta urbe se encuentra el Frietmuseum, dedicado a la historia de la famosa botana. ¿Cuál es?

Localizada apenas a una hora en tren desde Bruselas, Brujas es una pequeña ciudad de atmósfera cálida y clara vocación cultural, ideal para recorrerse en bote por los canales o simplemente caminar y dejarse llevar por el instinto para descubrir por cuenta propia, el estilo único de sus múltiples sitios de interés, como el casco antiguo, uno de los más notables y ricos ejemplos de la arquitectura medieval, designado Patrimonio de la Humanidad, donde indudablemente el edificio del Stadhuis (ayuntamiento) y el Grote Markt (plaza principal) destacan por su cuidada belleza; justo en esta última se encuentra Historium, experiencia multisensorial que resulta un auténtico viaje hacia al pasado de la ciudad.

No menos emblemáticos son la Catedral de San Salvador, con una importante exhibición de tapices y arte flamenco; Belfort, el famoso campanario desde el cual se aprecian magníficas vistas panorámicas de toda la ciudad y en cuyo interior se encuentra la exposición permanente Dalí Xpo-Gallery, una colección inédita de obras de arte del genio de Figueras; la Basílica de la Santa Sangre, del siglo XII, situada en el Burg y desde donde cada primavera parte la Procesión de la Santa Sangre, quizá el espectáculo más antiguo y llamativo de Brujas.

Asimismo, el Museo Gruuthuse, lujoso palacete que recoge la vida cotidiana de la ciudad a lo largo de cinco siglos; el Museo Groeninge, con lo más representativo del arte belga y flamenco, desde su época clásica hasta la posguerra; así como el impresionante conjunto medieval del Hospital de San Juan, cuyo interior alberga entre otras cosas la Expo Picasso, con más de 120 trabajos originales del artista malagueño, además de obras de Braque, Chagall, Renoir, Miró y Matisse, entre otros artistas.

Interesantes y curiosos resultan el Frietmuseum, instalado en un edificio del siglo XIV y dedicado a la historia de las papas fritas; el Choco Story o Museo del Chocolate, una deliciosa visita en una taberna del siglo XIV; Brouwerij De Halve Maan, la fábrica de cerveza más antigua de la ciudad aún en operación; y Kantcentrum, dedicado a la preservación del arte y enseñanza del famoso encaje de Brujas, y que se encuentra en un complejo de edificaciones del siglo XV.

De ambiente bohemio

Epicentro del ambiente bohemio de la ciudad es Huidenvettersplein. Esta pequeña y pintoresca plaza es especialmente frecuentada por artistas locales, además de ser muy popular por sus encantadores restaurantes y terrazas. Si lo que se prefiere es algo de tranquilidad, dos alternativas recomendables son Begijnhof (Beaterio), tranquilo y acogedor jardín a 20 minutos de Brujas perfecto para un relajante paseo; y Brugse Vesten, conformado por lo que fueran las antiguas murallas de la ciudad que en la actualidad es un gran parque ideal para darse un respiro lejos del bullicio turístico del centro.

Para quienes planean un itinerario de dos días o más, una buena opción es adquirir la Brugge City Card. Este pase permite la entrada a más de 20 museos y sitios de interés en la ciudad; incluye un paseo en bote por los canales o en un minibús turístico, además de descuentos en eventos culturales, tiendas de museos, renta de bicicletas, estacionamiento y transporte público.