Destinos

El malecón más largo de México

Mide 21 kilómetros y está en el norte del país. ¿Sabes cuál es?

Aunque Culiacán, la ciudad capital del estado, así como Mazatlán, junto con su famoso carnaval, sus playas y su puerto para cruceros de gran envergadura, son dos de los lugares más emblemáticos, el resto de Sinaloa se caracteriza por una diversidad de atractivos que merecen la pena ser descubiertos, con la ventaja de disfrutar de un benigno clima prácticamente durante todo el año.

El Cañón del Diablo, las bahías de Topolobampo, Navachiste, Ceuta y Altata; la Reserva Ecológica de Nuestra Señora de la Candelaria; así como las presas Miguel Hidalgo, Los Herreros, López Mateos y Sanalona, son algunas de las alternativas para quienes gustan del contacto con la naturaleza y del turismo alternativo.

En plan cultural no puede pasarse por alto una visita a los Pueblos Mágicos de Cosalá, antiguo centro minero de pintorescas casas de adobe y callejuelas empedradas, donde la talabartería es de lo mejor; El Fuerte, una de las puertas de entrada a las Barrancas del Cobre y en el que son imperdibles la Semana Santa mayo-yoreme y la zona arqueológica Cerro de la Máscara; y El Rosario, de las poblaciones mineras más prósperas del virreinato, cuna de la cantante Lola Beltrán y especialmente concurrida por sus bonitas y tranquilas playas.

En la capital

Familiarmente llamada Ciudad Jardín de México, la capital sinaloense es sinónimo de dinámica e intensa actividad industrial, agrícola y ganadera que ha optado por una conciencia verde al rescatar varias de sus áreas naturales. A pesar de su vocación como destino nato de negocios (gracias a una moderna infraestructura para congresos, expos y convenciones), ha diversificado su oferta turística convirtiéndose en alternativa para viajes en familia, parejas y grupos de amigos con interesantes opciones de esparcimiento y diversión.

Es también una ciudad de contrastes arquitectónicos, en la que conviven los estilos colonial, barroco y neoclásico con el contemporáneo, mismos que son notables al recorrer a pie sus empedradas calles o visitar las zonas más modernas para conocer lugares como la Catedral de Nuestra Señora del Rosario, el Puente Negro (símbolo de la ciudad); el Santuario de Guadalupe, el Palacio Municipal, el Mercado Gendarmería, la Plazuela Rosales, el Reloj Solar, el Acueducto de Oriente y las Fuentes Danzarinas.

Como parte de su propuesta de recintos culturales, destacan el Centro Cívico Constitución (Museo Regional); el Museo de Arte Sinaloense (importante colección de pintura mexicana); la Casa Museo del Chino Billetero (piezas arqueológicas provenientes de la colección privada de Manuel Delgado Salas, llamado precisamente el chino billetero); el Centro de Ciencias de Sinaloa, la Galería de Arte Frida Kahlo, la Casa de Cultura o el Centro Cultural Genaro Estrada.

Arte y cultura

Aunado a su reconocida calidad artesanal (talabartería, alfarería y cestería), Culiacán posee una activa agenda de festividades (La Candelaria, 1 y 2 de febrero; San Miguel Arcángel, septiembre; Expo Ganadera, Comercial e Industrial, octubre; Todos Santos y Día de Muertos, fines de octubre y principios de noviembre; Festival Cultural, noviembre) y una arraigada tradición culinaria que fusiona productos del mar, carnes, frutas y vegetales locales con platillos clásicos como chilorio, menudo blanco, albóndigas y chicharrón de camarón, machaca, conservas de fruta y dulces de leche.

Tanto el interior de la ciudad como sus cercanías cuentan con distintos escenarios naturales y opciones para practicar actividades al aire libre, como el Jardín Botánico, el Parque EME (muy concurrido por locales, albercas y áreas verdes); el Parque Constitución (zoológico y espacios deportivos); el Parque Isla Orabá (ciclismo y senderismo); Cocomex (singular granja criadora de cocodrilos, para quienes gustan de lo exótico); Punta Quevedo, La Tabala, Costa Rica (deportes acuáticos y turismo alternativo); la Ruta Gastronómica Bacurimi; y El Castillo (en Navolato, camping y senderismo).

Con un notable crecimiento en infraestructura de servicios turísticos (concentrados en nuevas áreas de desarrollo, como Zona Dorada el lugar más moderno y de moda con lujosos resorts, spas, restaurantes, discos, lounges y bares) y campos de golf de primera clase (El Cid, Campestre Mazatlán, Serena Marina, Estrella de Mar), la también llamada Perla del Pacífico es uno de los destinos predilectos para bodas, honeymooners, familias y grupos de adultos contemporáneos en parejas, convirtiéndose en favorito de baby boomers (americanos y canadienses) para disfrutar de largas temporadas de descanso.

No se pueden dejar de conocer el Malecón y el Viejo Mazatlán, centro histórico y cultural de la ciudad perfecto para caminar y donde se encuentran algunos de sus más emblemáticos atractivos (Catedral, Plaza Machado, Museo de Arqueología, Teatro Ángela Peralta); el Museo de Arte (exhibiciones permanentes de obra de Cuevas, Tamayo y Toledo); el Faro de Mazatlán (el segundo más alto del mundo, en el Cerro del Crestón); el Acuario, el Museo de Conchas (este último en Zona Dorada -colección única de conchas y caracoles- ambos ideales para ir con niños).

Lugares cercanos

Las cercanías de Mazatlán ofrecen excelentes escenarios para el contacto con la naturaleza como la Meseta de Cacaxtla (Área Natural Protegida donde se ubica la zona arqueológica de Las Labradas, reconocida por sus petroglifos); Isla de Piedra e Isla Venados (reserva natural prácticamente virgen, perfecta para bucear, snorkeling o simplemente nadar); Islas Redo, San Juan y Baradito (famosas entre los aficionados a la cacería del pato canadiense, paloma ala blanca y otras especies de aves); Playas Olas Altas, Norte, Bruja y Gaviotas (sur f para expertos y principiantes; de mayo a septiembre es la mejor época).

El torneo Bisbee’s Billfish Classic (noviembre) es uno de los eventos más esperados del año, después del célebre Carnaval (febrero o marzo) que atrae a miles de visitantes.