destinos

Belleza en blanco

Famosa por el espíritu cálido y hospitalario de su gente, la llamada Ciudad Blanca fue fundada en 1542 por Francisco Montejo. Gastronomía, cultura, historia, vestigios mayas y espectaculares escenarios naturales la convierten en destino ideal para vacaciones en familia, parejas y grupos de amigos, así como una buena alternativa para la realización de convenciones y expos gracias a su infraestructura.

Para conocerla, un buen punto para comenzar en su Centro Histórico, el cual debe recorrerse a pie o en calandria, la cual lo llevará hasta el famoso Paseo de Montejo, una avenida donde podrá apreciar bellísima arquitectura desarrollada durante el auge de la industria del henequén, a finales del siglo XIX y principios del XX.

Pero antes, en el centro, el visitante podrá apreciar algunos sitios de importancia cultural como el Teatro José Peón Contreras, el Teatro Mérida (importante foro cultural estilo Art Déco), el Palacio Cantón (que hoy funge como el Museo Regional de Antropología de Yucatán), así como el Nacional de Arte Popular.

Los locales que rodean su plaza principal ofertan finos textiles artesanales como huipiles bordados a mano o sus famosísimas guayaberas de lino.

Mérida también es conocida por su célebre ambiente nocturno romántico y bohemio, donde se puede escuchar la clásica trova yucateca y alegres bombas, mientras se disfruta de su excepcional e histórica tradición culinaria con platllos típicos como Sopa de lima, Huevos motuleños, Cochinita y Pollo pibil poc-chuc, Papadzules, Frijol con puerco, Aalbutes, además de exóticos platillos a base de faisán, venado o jabalí preparados con achiote.

Para el turismo premium, ofrece excelentes campos de golf como El Jaguar, La Ceiba y el Flamingos Lakes.

PUNTO DE PARTIDA

Esta ciudad es un punto de partida para conocer otros atractivos de la península, como las interesantes zonas arqueológicas de Chichén Itzá, Ek Balám, Acanceb, Uxmal, Oxkintok y Dzibilchaltúm; playas para el descanso y la práctica de deportes acuáticos como Puerto Progreso y Puerto Telchac; pueblos mágicos como Izamal y los cenotes de Xlacab, Kambul Bolonchoojol, Chelentúm, Chac- Zink- Che, Actun Spukil, Aktún Usil o los de San Ignacio, donde el espeleobuceo es un must, o el de Loltún, donde encontrará fantásticas grutas con petroglifos y estalactitas.

Otro punto a destacar es la Reserva de la Biósfera de Celestún, donde se observan los grandiosos flamencos rosas, un verdadero espectáculo sensorial.