Destinos

Oasis en el desierto

Fundada por Hernán Cortés en 1535, La Paz es una ciudad que permanece quieta ante la impresionante belleza del paisaje que la rodea. Desierto y mar. Esas son las fotografías que sus habitantes y visitantes pueden obtener todos los días, cuya combinación de colores y atmósferas le confieren una tranquilidad especial.

La capital del estado de Baja California Sur debe recorrerse por las tardes, cuando el sol comienza a menguar, ya que el calor resulta muy agotador. Su malecón es un excelente paseo para recorrerse a pie, en bicicleta o patines, disfrutando de un agua de sabor o una nieve.

En esta zona también se concentra su oferta gastronómica y de entretenimiento, con gran cantidad de restaurantes, cafeterías, neverías, bares y antros. Su cocina local se basa en pescados y mariscos; los platillos típicos son los tacos de camarón o pescado, almejas rellenas, filete imperial, langosta, dulces y nieves de frutas regionales.

La ciudad cuenta con varios museos: el de Historia Natural; el Regional de Antropología e Historia; el de la Ballena Gris, así como el Centro Cultural profesor Jesús Castro Agundez que incluye la Galería de Arte Carlos Olachea Boucieguez y el Teatro de la Ciudad.

EL ACUARIO DEL MUNDO

El famoso biólogo marino Jacques Cousteau nombró al Mar de Cortés como el acuario del mundo, pues en éste encontró gran diversidad de especies marinas y riqueza natural. Una vez que lo recorra, quedará convencido de eso.

El paseo obligado es hacia la Isla Espíritu Santo, una isla grande de 102 kilómetros cuadrados, localizada a 20 kilómetros en lancha. Durante el recorrido hay que mantenerse muy alerta porque es probable que haya varias sorpresas.

Es común ver conjuntos de inquietos delfines a los que les gusta saltar alrededor de la lancha, siguiendo su trayectoria, o mantarrayas gigantes que realizan grandes saltos. Entre diciembre y marzo es común avistar ballenas jorobadas.

Las diferentes tonalidades de azul y verde que el mar va adquiriendo conforme se avanza, es un espectáculo digno de admirarse. Pero el disfrute visual se convierte en deleite sensorial al llegar a un conjunto de piedras donde viven lobos marinos con los que se puede nadar y esnorquelear.

Insertados en su hábitat natural, los amistosos lobos se dejan tocar, juegan con las aletas y visor de los visitantes y nadan alrededor. Los pequeños son los que se acercan sin ningún temor, aunque es probable que un gran lobo marino adulto nade por debajo a poca distancia. Para tomar un breve descanso y nadar en algunas de las playas de la isla, una buena opción es el campamento de Fun Baja Diving, donde se ofrecen camastros, un sencillo restaurante y algunas tiendas de campaña donde puedes pasar la noche.

OTROS ATRACTIVOS

Entre sus sitios naturales destacan la Reserva de la Biósfera Sierra de la Laguna, donde puede practicarse montañismo, senderismo y camping, y el Parque Nacional Cabo Pulmo para camping, snorkeling y buceo. Además, están el Canal de Salvatierra, la Isla Partida, Los Islotes, La Ballena, El Gallo, el Canal de Cerralvo, Punta El Mecudo y la Ribera. Y a 80 kilómetros se encuentra el Pueblo Mágico Todos Santos, el cual cuenta con importantes vestigios coloniales y el Hotel California, que supuestamente inspiró la canción del mismo nombre del grupo Eagles.