Destino

Sudáfrica, cuna de la humanidad

Este es un destino inmenso que, igual que un caleidoscopio, tiene múltiples aristas por descubrir y donde lo más difícil sea quizá elegir aquella que se quiere explorar

Origen de la humanidad, con una vida salvaje única, asombrosas y contrastantes bellezas naturales, riqueza histórica y cultural, Sudáfrica es también una nación moderna que ha sabido superar un convulsionado pasado para consolidarse como ejemplo mundial de democracia, libertad, tolerancia y desarrollo.

Debido a la grandeza de sus opciones, la mejor forma es conocer la identidad peculiar de sus nueve provincias y lo que cada una tiene por ofrecer.

LA MÁS SEPTENTRIONAL

Limitando con Botsuana y Zimbabue, la provincia de Limpopo es literalmente un tesoro a la espera de ser descubierto. En los últimos años se ha desarrollado como polo turístico alternativo para los visitantes del Parque Nacional Kruger (Limpopo es su acceso al norte) con atractivos y escenarios
naturales de gran belleza, como la Reserva de la Biósfera de las Montañas de Soutpansberg.

Parte de su riqueza cultural radica en la posibilidad de convivir con tribus autóctonas, así como en el legado de Mapungubwe, Patrimonio de la Humanidad, por sus vestigios que indican la fundación del primer reino del sur del continente, cuyo origen y desaparición es mítica.

Polokwane, su capital, es una ciudad en crecimiento con una interesante oferta gastronómica y de entretenimiento como el Casino Meropa, el Polokwane Golf Club y The Ranch Hotel, centro de conservación de la vida salvaje; la Reserva Municipal Polokwane, a escasos minutos del centro; y el Bakone Malapa, museo al aire libre que rescata las tradiciones de la cultura Sotho.

TIERRA DEL SOL NACIENTE

Colindante con Suazilandia y Mozambique, Mpumalanga es la puerta de entrada a la Reserva Privada de Sabi Sand y al aún más célebre Parque Nacional Kruger, la mayor y más antigua reserva de caza del mundo cuya fabulosa biodiversidad está formada por casi dos mil especies de plantas, mamíferos
(incluyendo los llamados Big Five: elefante, león, búfalo, rinoceronte y leopardo) y aves y reptiles (particularmente cocodrilos del Nilo).

Aunque indudablemente los safaris y el turismo de aventura son el principal atractivo, Mbombela (capital de la provincia) es una pequeña ciudad que da buena cuenta de su pasado minero y desde la cual es bastante fácil acercarse a sitios de interés como Sudwala, quizá la red de cavernas de
mayor antigüedad; o la Ruta Panorámica, que sigue el curso del Río Blyde con lugares de espectacular belleza y aldeas como Pilgrim’s Rest, monumento que conserva el encanto de una villa minera de la época de la fiebre del oro.

EL REINO ZULÚ

Montañas, praderas y mar forman el paisaje Kwazulu-Natal, conocida como el Reino Zulú. Si de acercamiento a la vida salvaje se trata, la Reserva de Hluhluwe-iMfolozi es la mayor de la región, famosa por su programa de rescate del rinoceronte blanco; Santa Lucía, con su estuario de hipopótamos;
o bien el santuario marino del Parque Isimangaliso, declarado Patrimonio de la Humanidad. Los aficionados al turismo de aventura encontrarán diversas alternativas en las montañas Drakensberg.

Con una buena infraestructura hotelera, Durban (el mayor puerto sudafricano) es uno de los destinos más frecuentados para quienes gustan de los deportes náuticos (especialmente el sur f o el buceo con tiburones blancos) o aquellos que buscan unos días de descanso disfrutando de sus extensas
playas en el Océano Índico. Vale la pena visitar las pinturas rupestres del Parque Ukhahlamba-Drakensberg, Patrimonio de la Humanidad, así como el Valle de las Mil Colinas y la zona de Midlands Meander, que representan una gran oportunidad para convivir con la cultura local.

UNA FASCINANTE PROVINCIA

Eastern Cape es territorio de los Xhosa y cuna de Nelson Mandela, con contrastantes escenarios desde las playas de Jeffrey’s Bay y la exuberante vegetación de Tsitsikamma, hasta la zona semidesértica de Karoo. La ciudad de Port Elizabeth es considerada un gran destino vacacional (incluye buceo con tiburones blancos y paseos en bote), pero al mismo tiempo es un centro histórico y cultural de trascendencia (aquí se libraron batallas en pro de la democracia), con atractivos como los Museos Red Location y el Metropolitano de Arte Nelson Mandela; la Ruta 67 (que conmemora los años que Mandela dedicó a la vida pública); Bayworld (acuario y serpentario); y Boardwalk Casino.

El inicio de la llamada Ruta Jardín es también hogar del Parque Nacional del Elefante Addo, el mayor santuario de elefantes del país.

LA FAMA DE WESTERN CAPE

La Reserva Natural del Cabo de Buena Esperanza, la Ruta del Vino (en las poblaciones de Constantia, Stellenbosch, Paarl y Franschhoek); Muizemberg y Simon’s Town son algunos de los lugares que han hecho famosa a la provincia de Western Cape; sin embargo, su ícono es Ciudad del Cabo, cuyo símbolo más emblemático es Table Mountain.

Familiarmente llamada Mother City, la capital legislativa de Sudáfrica es una ciudad cosmopolita que ofrece grandes atractivos como Robben Island (antigua cárcel donde Nelson Mandela estuvo preso); Castle of Good Hope (el edificio más antiguo del país); Catedral de San Jorge; Gran Sinagoga y
Museo Judío; Museo de Historia y Galería Nacional de Sudáfrica; Government Avenue (sede del Parlamento y Company Garden); Bo-Kaap (colorido barrio del siglo XVIII); Long Street (centro de la vida social y de entretenimiento); Victoria & Alfred Waterfront (de los sitios más turísticos que incluye acuario, bares, restaurantes, cines, tiendas, mercados de artesanías, galerías de arte y paseos en helicóptero).

CONTRASTANTE BELLEZA

Northern Cape es hogar del Parque Transfonterizo del Kalahari, el segundo mayor de Sudáfrica, zona semidesértica habitada por especies únicas de flora y fauna (entre éstas el león de Kalahari), sitios arqueológicos y escenarios de contrastante belleza como las Augrabies Falls y el oasis del Kalahari
Verde.

La capital provincial es Kimberley, cuya importancia histórica, económica, política y social la convierten en una de las principales ciudades del país. Fue fundada en la década de 1870, tras el descubrimiento de las primeras minas de diamantes que atrajeron el interés de aventureros de todo
el mundo. Vale mucho la pena visitar el Big Hole (la mina más grande del mundo a cielo abierto y el cercano Museo de Kimberley, réplica de la ciudad tal y como lucía durante su brillante pasado), así como el barrio residencial de Belgravia, el Centro de Arte Wildebeest, la Galería William Humphrey
y el Museo Campo de Batalla de Magersfontein (emblemático sitio de la guerra anglo-bóer cercano a la ciudad).

LA REGIÓN PLATINO

Colindante con Botsuana, la pequeña provincia de North West es llamada la Región Platino, debido a la gran cantidad de yacimientos de este metal, además de oro, diamantes y uranio. Buena parte de su fama se atribuye a la increíble diversidad de vida salvaje en las Reservas de Pilanesberg y
Madikwe. No menos espectaculares resultan el Domo Vredefort (cráter formado por un meteorito hace millones de años y que hoy es un escenario ideal para los adictos a las emociones extremas) y la zona arqueológica de Taung (Patrimonio de la Humanidad).

Por su relativa cercanía con Johannesburgo y Pretoria, North West es opción para disfrutar de un fin de semana en Hartbeespoort Dam (resort de montaña ubicado al margen del lago Hartbeespoort). Por su parte, Sun City (Las Vegas sudafricanas) es una ciudad expresamente creada como centro de esparcimiento. Es célebre por sus casinos, sus dos campos de golf de clase mundial, centro de actividades familiares, parque acuático y el espectacular hotel Palace of the Lost City.

REGIÓN DE OPUESTOS

Gauteng, la más pequeña de las provincias sudafricanas, es tradicional y moderna, de metrópolis y de culturas autóctonas, en un marco de spectaculares escenarios naturales. La Sierra de Magaliesberg es su símbolo más emblemático, caracterizada por grandes montañas, ríos, lagos y reservas naturales que son perfectas para quienes se inclinan por el turismo de aventura.

Además de los atractivos propios de sus dos mayores ciudades, Johannesburgo (capital de la provincia, donde son de visita obligada Soweto, origen de la resistencia del apar theid, Museo del Apartheid, Constitution Hill y Joburg Zoo) y Pretoria (capital administrativa del país, lugar de importantes
acontecimientos históricos como la guerra anglo-bóer, entre cuyos sitios de interés destacan Union Building, sede del poder ejecutivo; Jardines botánicos y zoológico; Parque de la Libertad; Casa Kruger; Museo y Monumento Voortrekker; Museo Mapungubwe y el Nacional de Historia), Gauteng es
célebre por albergar a las Cuevas de Sterkfontein, que junto con otros sitios arqueológicos, son consideradas cuna de la raza humana y Patrimonio de la Humanidad.