Cálido y sexy

Paraíso para los sentidos

Vibrante y cosmopolita, este país es un destino obligado por la amabilidad de su gente, bellezas naturales y excelente oferta gastronómica

Se dice que Brasil ofrece un poco de todo y para todos, nada más cierto. Recorra las playas de Copacabana e Ipanema en Río de Janeiro y visite en esta ciudad la mejor churrasquería del país, además de una de las siete maravillas del mundo moderno, la estatua de Cristo Redentor. En São Paulo, sorpréndase con una capital que es centro de la vida cultural y económica del país. Admire la arquitectura de Oscar Niemeyer en Brasilia, ciudad declarada en 1987 Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco. Así que prepare su equipaje y descubra esta nación que será sede de la Copa Mundial de Futbol en 2014 y los próximos Juegos Olímpicos, a celebrarse en 2016.

São Paulo

Considerada la ciudad más cosmopolita de América del Sur, con la principal bolsa de valores de América Latina, alrededor de 250 centros comerciales y una población de casi 40 millones de habitantes, São Paulo tiene una gran historia de inmigración, la cual se ve reflejada en su cultura culinaria, por lo que aquí se encuentran restaurantes de todo tipo: italianos, portugueses, de medio oriente, españoles y hasta tailandeses, además de japoneses, que conviven en armonía con los sabores de la gastronomía local, que al igual que la mexicana, es una mezcla de influencias,
tradiciones e ingredientes.

Es uno de los destinos “obligados” para quienes visitan Brasil. Como punto de arranque basta decir que esta ciudad tiene una intensa vida artística y cultural, cuyos protagonistas son los museos, los monumentos históricos, las iglesias y los grandes complejos arquitectónicos, como la sala de conciertos, una de las más modernas y mejor equipadas del mundo.

En cuanto a sus bellezas naturales, también se puede disfrutar de maravillosas vistas, gracias a que en esta urbe conviven las imponentes construcciones con la vegetación de la zona. En las playas, el disfrute es al máximo gracias a su cálido clima. Respecto a las fiestas populares, se celebran en todos los barrios a lo largo del año debido a su gran diversidad de culturas: Bela Vista (barrio italiano), Liberdade (barrio oriental) y las calles comerciales 25 de Março (árabe) y José Paulino (israelita).

Río de Janeiro

Uno de los principales centros económicos y culturales de Brasil, es conocido internacionalmente por sus íconos culturales y paisajes, como el Pan de Azúcar, la estatua del Cristo Redentor,
las playas de Copacabana e Ipanema, el estadio Maracaná, el Parque Nacional de Tijuca (el mayor bosque urbano del mundo), la Quinta da Boa Vista, la isla de Paquetá y la celebración del carnaval. Posee un excepcional balance entre la naturaleza y lo urbano, la fiesta incansable y la vida saludable.

Brasilia

Fundada en 1960 de acuerdo al plan urbano del arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, Brasilia es un gigante de concreto sin muchas banquetas, ya que no es una ciudad peatonal, pero sí con muchos lugares que visitar. Hay que recordar que fue planeada para que fuera la capital de país; hasta hace 53 años, ese honor le correspondió a Río de Janeiro.

Ideal para turismo de negocios y cultural, Brasilia es una ciudad de grandes construcciones, como los Palacios de Alvorada y Planalto, la Catedral Metropolitana y la nueva sede del Congreso, con dos torres gemelas acompañadas por una semiesfera para el Senado y otra para la Cámara de Diputados.

También está el lago Paranoá, creado para darle humedad a esta zona casi desértica y ahí se ubica la Concha Acústica, un escenario para conciertos, obras de teatro y danza. Destaca el Santuario Dom Bosco, estructura formada por 80 columnas en estilo gótico y vitrales con 12 tonalidades de azul, que simbolizan un cielo estrellado.

En la parte del entretenimiento y la cultura, el Teatro Nacional Cláudio Santoro es un gran atractivo, no sólo por los espectáculos que ahí se presentan, sino por su peculiar arquitectura en forma de pirámide y fachada con cubos y rectángulos, además de esculturas de Alfredo Ceschiatti y Marianne Peretti.

Dado que Brasil será sede del Mundial de Futbol 2014 y de la Copa Confederaciones, ya se construye un gran estadio en esta ciudad.

Tags: